Accesos directos para navegar por esta página: 

Cabecera

Puede saltar este contenido y regresar a los accesos directos para navegar por la web

Inicio

Formulario de búsqueda

¿Dónde te encuentras?

A continuación mostramos el menú de migas, que muestra el lugar exacto donde el usuario se encuentra actualmente. Si lo desea puede regresar a los accesos directos de navegación

Estás en

Las tasas de actividad femenina han aumentado en todos los niveles

La tasa de actividad de las mujeres de 25 a 54 a√Īos sube del 61% al 82% entre 2001 y 2019

La actividad masculina se ha mantenido estable, en torno al 91%-92%

 Las tasas de actividad femenina han aumentado en todos los niveles educativos, aunque las mujeres con mayor formaci√≥n presentan las ratios m√°s altas



Madrid, 11 de diciembre de 2019.- La tasa de actividad (es decir, la relaci√≥n entre los individuos activos -ocupados o en busca de empleo- y la poblaci√≥n total) de las personas de 25 a 54 a√Īos en Espa√Īa aument√≥ en m√°s de 10 puntos porcentuales, del 76% al 87%, entre 2001 y 2018. Seg√ļn el √ļltimo Focus on Spanish Society, editado por Funcas, ello ha permitido abandonar el grupo de pa√≠ses con menor actividad en el que se encontraba Espa√Īa junto a Italia, Grecia e Irlanda a principios de este siglo y superar la media de la UE-15 (86%) el a√Īo pasado.

El aumento de la tasa de actividad espa√Īola se debe principalmente al comportamiento de las mujeres en el mercado laboral. Si bien la actividad masculina se mantuvo estable durante todo el per√≠odo (en torno al 91%-92%), las tasas de actividad femenina aumentaron del 61% en 2001 (tercer trimestre) al 82% en 2019 (tercer trimestre).

Esta evoluci√≥n est√° relacionada con un cambio en la composici√≥n de la poblaci√≥n femenina. La proporci√≥n de mujeres activas con educaci√≥n superior ha aumentado a√Īo tras a√Īo en el periodo analizado. As√≠, en 2001, las mujeres de 25 a 54 a√Īos con formaci√≥n universitaria representaban poco m√°s de un cuarto (27%) de todas las mujeres de ese grupo de edad, mientras que en 2019 se acercan a la mitad (47%). De hecho, las mujeres universitarias muestran las tasas de actividad m√°s altas. Es cierto que sus tasas de actividad est√°n por detr√°s de las de los varones universitarios, pero tienden a converger.

Además, hay que mencionar que las tasas de actividad femenina han aumentado en todos los niveles educativos. Las mujeres con niveles educativos más bajos también han decidido entrar masivamente en el mercado laboral: mientras que en 2001 menos de una de cada dos mujeres con educación secundaria inferior o menos (48%) trabajaba o estaba dispuesta a trabajar, en 2019 la proporción ha aumentado a siete de cada diez (71%).

Menor actividad entre los jóvenes

Contrariamente a la evoluci√≥n mostrada por la poblaci√≥n de 25 a 54 a√Īos, las tasas de actividad laboral de los j√≥venes han disminuido en muchos pa√≠ses europeos entre 2001 y 2018. Es el caso del sur de Europa (Grecia, Italia, Portugal y Espa√Īa) y Europa del Este (Polonia, Hungr√≠a, Rep√ļblica Checa y Eslovaquia, entre otros).

A principios de siglo, en estos pa√≠ses, los menores de 25 a√Īos ten√≠an tasas de actividad relativamente bajas, pero en 2018 eran a√ļn m√°s reducidas. En Espa√Īa y Portugal s√≥lo una de cada tres personas menores de 25 a√Īos estaba activa en 2018, cifras algo superiores a las de Italia y Grecia. Esta creciente proporci√≥n de menores de 25 a√Īos fuera del mercado laboral sugiere que m√°s j√≥venes se dedican a tiempo completo a la educaci√≥n formal.

En cambio, pa√≠ses europeos con mercados de trabajo y estados de bienestar considerados fuertes y s√≥lidos muestran tasas de actividad mucho m√°s altas entre los j√≥venes. Mientras que en Europa meridional y oriental, la proporci√≥n de personas activas menores de 25 a√Īos oscila entre el 25% y el 35%, en Alemania, Finlandia, Suecia y Austria alcanza el 50%-60%. En Dinamarca y Pa√≠ses Bajos llegan al 60% y 69%, respectivamente.

Esto no significa necesariamente que los j√≥venes de Europa Central y del Norte se dediquen menos a estudiar, sino que muchos compatibilizan los estudios con trabajo a tiempo parcial. As√≠, el empleo a tiempo parcial de personas de 15 a 24 a√Īos asciende al 80% del empleo total en Pa√≠ses Bajos, mientras que en Dinamarca y Suecia supone el 64% y el 49%, respectivamente.

En definitiva, la situación laboral de los jóvenes en el sur de Europa suele considerarse sombría por el elevado desempleo, pero un factor decisivo, a menudo pasado por alto, es la baja tasa de actividad. Ambos factores seguramente están relacionados (las bajas perspectivas de empleo desincentivan la entrada en el mercado laboral y favorecen la prolongación de los estudios), pero la baja actividad entre los jóvenes también indica un mercado laboral poco flexible y una preferencia social por ampliar la etapa educativa durante la juventud.

Fecha:

11.12.2019

Áreas:

Países:

Enlaces legales y mapa web

Copyright © 1999-2012. Inscrita en el Registro Mercantil Valencia, Tomo 5.846, Libro 3152, Sección 8, Folio 101, Hoja nº. V-55.497 - C.I.F. B-96655436